Dienstag, 4. Dezember 2012

Vanillekipferl


Despues de los dulces navideños del otro dia hoy vamos con unas galletas muy típicas en Alemania que ademas de ser muy típicas son las galletas favoritas de Teo - los Vanillekipferl!
A mi tambien me encantan, porque te dejan un olor riquísimo de vainilla en casa despues de hornearlas.
Otra cosa que me gusta de ellas es que son muy faciles de hacer, algo muy importante para mi porque en los últimos dias me dí cuenta de que no es nada facil hacer galletas estando sola con un peque en casa que te cambia la temperatura del horno cuando no miras, que te deja la cocina hecha un desastre en unos segundos y que quiere probar de todas las masas que haces y te monta un espectaculo si no le das de probar (y eso que hice algunas galletas con avellanas, y por temas de alergia no lo podia probar... cosa que no entendió por nada, claro... al final solo tiene un añito). Jajaja, que travieso el peque :)
Es que eran muchas cosas a la vez y algunas galletas que hice quedaron tan duras que te puedes sacar un diente con ellas.
Pero bueno, con los "Vanillekipferl" de hoy no había ningun problema, porque se hacen en un momento. 
Aqui os dejo la receta!

los ingredientes son;
260g harina
1 yema de huevo
1 pizca de sal
aroma de vainilla
80g de azúcar glass
100g almendras mólidas
200g de mantequilla (fria)
para rebozar;
5 cucharadas soperas de azúcar glass
5 cucharadas soperas de azúcar de vainilla

Echamos la harina en un bol grande y hacemos un molde en el medio. En el molde echamos la yema, la sal, un poco de aroma de vainilla, el azúcar glass, las almendras y la mantequilla cortada en trocitos. Todo eso lo amasamos con las manos hasta que tengamos una masa homogénea.Esta masa ahora va como mínimo 1 hora al la nevera.
Luego la sacamos, formamos con las manos bolitas pequeñas y de las bolitas hacemos salchichas de forma de arco como veis en las fotos. Ahora las salchichas las metemos en una bandeja del horno cubierta con papél vegetál y las horneamos unos 10-15 minutos a 180-200°C y justo despues de hornear las galletas las rebozamos en la mezcla de azúcar glass y azúcar de vainilla.
Ya estan listas! Espero que os gusten!


Nach den für Spanien so typischen Casadielles von neulich, heute ein paar ganz traditionelle deutsche Weihnachtskekse, die ausserdem Teo´s Lieblingskekse sind - Vanillekipferl!
Ich mag die Kipferl vor allem weil sie einem während sie im Ofen backen einen leckeren Duft nach Vanille im Haus hinterlassen und, ganz wichtig, weil sie ganz einfach zu machen sind. Etwas, das wie ich in den letzten Tagen festgestellt habe, nicht von Nachteil ist wenn Du mit Deinem Kleinen alleine zu hause bist und er Dir in Sekunden die Temperatur vom Ofen verstellt wenn Du gerade nicht hinguckst, alles aus den Schränken und Schubladen herausholt und jeden Teig den Du zusammenrührst probieren möchte und wirklich sauer wird, wenn Du ihn nicht probieren lässt (an sich ist es ja kein Problem wenn er den Teig kosten möchte, aber ich habe teilweise Haselnüsse verwendet und aufgrund einer starken Allergie in der Familie wollte ich das Glück hier nicht herausfordern, nur wie erklärt man das einem einjährigen Kleinkind?). Ja ja... kleiner Schlingel :)
Auf jeden Fall sind einige Kekse aufgrunde dieser kleinen Hindernisse leider so hart geworden, dass man sich an ihnen die Zähne ausbeisst.
Aber nicht die Vanillekipferl, die sind super geworden, und ausserdem in wenigen Handgriffen fertig.
Und hier schon das Rezept!

die Zutaten sind;
260g Mehl
1 Eigelb
1 Prise Salz
Vanillearoma
80g Puderzucker
100g gemahlene Mandeln
200g kalte Butter
zum Bestreuen;
5 EL Puderzucker
2 Päckchen Vanillezucker

Wir geben das Mehl in eine grosse Schüssel und drücken eine Vertiefung in die Mitte. In diese geben wir das Eigelb, das Salz, das Vanillearoma, den Puderzucker, die Mandeln und die in Flöckchen geschnittene Butter. Alles zusammen verkneten wir nun zu einem glatten Teig und geben diesen mindestens 1 Stunde in den Kühlschrank.
Danach formen wir mit den Händen aus dem Teig kleine Kügelchen und rollen diese zu Rollen die wir leicht zur Mitte hin biegen (seht dazu auch die Fotos). Die Teigrollen legen wir nun auf ein mit Backblech belegtes Blech und geben dieses für 10-15 Minuten bei 180-200°C in den Ofen. 
Nach dem Backen, während die Kekse noch heiss sind, wenden wir sie in der Mischung aus Puder- und Vanillezucker. 
Und schon sind sie fertig! Ich hoffe sie schmecken Euch!







Kommentare:

  1. la reposteria alemana me encanta y estas galletas tienen una pinta..... he llegado a tu blog a partir de facebook y me quedo como seguidora. que gracia! mi blog se llama mas dulce que salado.
    saludos

    AntwortenLöschen
  2. Merle, ¡¡qué chulas!!

    Me encantan estas galletas!! En mi casa también son de nuestras favoritas!! Este año traje una bolsa con 1 kilo, de Nürnberg, y las comíamos poquito a poquito, para que no se acabasen, jajajajaja.
    A mí me gusta mucho la textura, ¿verdad?

    Ahora sí, mi madre dice que le gustan más las que hago yo que las que traje, jajajajaj Eso es porque es una madre, claro!

    Hala, eso es un invento de Teo y tú, ahora decís que el peque os cambia la temperatura del horno para tenerlo de exusa cuando algo se os quema, ¿no?
    Jajajajajaja
    Ais, pobrecillo, es que, con lo que nos gusta de niños probar las masas en crudo, a ver cómo le explicas a alguien tan pequeño que puede tener alergia a algo...

    Voy a compararla con mi receta, para la próxima vez que la haga ;) Eso sí, a mí no me quedaron las formas tan chulas como a ti. Pero es que yo he crecido más bien con polvorones, jajaja

    Un beso!!!

    AntwortenLöschen
  3. Hola guapa!!

    1kg de Vanillekipferl? Jeje, estabais de vainilla hasta arriba :)
    A mi tambien me encantan, las hago todos los años, si con otras galletas me gusta variar y hacer algo diferente todos los años, pero estas siempre hay que hacerlas :)
    Vas a poner en el blog la receta tuya? Asi la miraré tambien, a ver como las haces tu!
    Jeje... jajaja, pobre peque, le echamos la culpa para todo... como no puede protestar de momento... :)

    Un besin muy fuerte!

    AntwortenLöschen
  4. jajajajaja, a mi también me cambia la temperatura del horno mi pequeña... es un bichito!!!

    Pero oye, y lo divertido e intrepido que se vuelve una receta horneada? resulta toda una azaña que salgan bien las galletas cuando el peque está pululando por casa. Aun así a ti estas galletitas te han quedado de absoluto vicio!!

    Un besote grande guapisima, muaaaaaaaaaakkk

    AntwortenLöschen
    Antworten
    1. Jeje, estos bichinos eh?
      Pero ya ves, ayer pasó igual cuando tenía la pizza en el horno, y al final la base quedó mucha mas crujiente que otras veces... al final hizo bien el peque subir la temperatura a tope, jeje
      Un besin y muchísimas gracias por el comentario!

      Löschen